• Reseña: Devastación: Preludio al Cataclismo

    by  • 26 febrero, 2014 • Novelas • 4 Comments

    Antes de empezar a leer Devastación: Preludio al Cataclismo tengo que reconocer mi poco entusiasmo por esta novela. La verdad es que no me leí el resumen que hay en la parte posterior, pero el título “Devastación” me hacía pensar en un montón de texto describiendo los cambios de Azeroth y “Preludio al Cataclismo” una larga lista de capítulos donde simplemente se explicaba que hacían los personajes de World of Warcraft antes de que la tierra se resquebrajase. No podía estar más equivocado.

    Devastación: Preludio al Cataclismo se ha convertido en uno de mis novelas favoritas de World of Warcraft, a la altura de Arthas: La Ascensión del Rey Exánime o Mareas Tenebrosas, dos obras top dentro del universo de Blizzard. La verdad es que la novela que nos ocupa contiene toneladas de lore que afectan a personajes clave dentro de la historia previa a la expansión Cataclysm, Thrall, Garrosh, Moira, Varian, Anduin, Baine… Es tanta la historia que ni recuerdas el desastre que pasará después, cuando Alamuerte despierte.

    La historia que se explica en Devastación: Preludio al Cataclismo es la historia que se comprende una vez terminada la expansión Wrath of the Lich King y justo antes de producirse el gran cataclismo. El planeta donde habitan todos los héroes de la Horda y la Alianza sufre un mal que nadie adivina, muchos intuyen y otros empiezan a sufrir. Antes de que Alamuerte se despierte en la faz de Azeroth suceden muchísimas cosas que dentro del juego no vivimos, solo vemos su resultado.

    La acción empieza justo cuando la Horda abandona Rasganorte, una campaña que ha tenido éxito gracias en gran parte a Garrosh. A partir de ahí la figura de este orco que antaño era señalado por ser hijo de Grommash se magnifica y su popularidad alcanza altas cotas. El éxito al frente de la campaña de Rasganorte marcará un antes y un después en la vida del joven Grito Inferal, en la Horda y si viajamos hasta el día de hoy será un hecho que cambiará la historia de Azeroth.

    En la Alianza corren tiempos de paz y no existen grandes preocupaciones más allá de los infinitos temas personales que ocupan al rey Varian y su hijo Anduin. Esta distanciada relación es uno de los temas secundarios de la novela y uno de los principales en el relato corto de Varian que podemos encontrar en la novela Leyendas.

    A raíz de los primeros signos del futuro cataclismo que solo el viejo Drek’Thar parece anticipar, Thrall ve como la Horda cada vez le cuesta más vivir en Durotar, la tierra no es que nunca haya sido un vergel, pero la gran sequía por la que pasa la zona alcanza niveles insostenibles que provocan las escaramuzas en Vallefresno (donde todo no es lo que parece). A raíz de este malestar en Durotar y algunos signos más que demuestran lo revoltosos que están los elementos, Thrall toma la decisión de abandonar de forma temporal su puesto como líder de la Horda, viajar a Terrallande para encontrarse con su abuela en Nagrand y pedir consejo a los elementos, los mismos que podemos ver al norte de este mapa si viajamos hasta él en World of Warcraft.

    Leyendo Devastación: Preludio al Cataclismo se comprende la doble decisión de Thrall, la de su periplo hacia Nagrand y la de dejar a Garrosh a cargo de la Horda a pesar de la reticencia de alguno de sus consejeros. Su desplazamiento a Terrallande se demostrará necesario, no solo por buscar consejo en su misión para ayudar a salvar Azeroth, también será importante a nivel personal, ya que ahí conocerá a Aggra. Este viaje también permite al lector conocer las circunstancias del cambio estético que sufre el líder de la Horda.

    Además del viaje de Thrall, el hecho relacionado con la Horda más importante que cuenta Devastación: Preludio al Cataclismo es el enfrentamiento mediante un Mak’gora entre Baine y Garrosh. El resultado de esta lucha es el alto precio que pagarán los Tauren, no solo por el resultado del mismo, si no porque Magatha Totem Siniestro no se quedará de brazos cruzados ante la oportunidad que se le presenta.

    La parte que menos conocía de los acontecimientos que ocurren a caballo de Wrath of the Lich King y Cataclysm es la de la Alianza. Me sorprendieron bastante los hechos que sucedieron entre Forjaz y Ventormenta a raíz de la abrupta aparición de Moira, la hija del Rey Magni Barbabronce. La llegada de los Hierro Negro a Forjaz  provocará episodios de violencia en los que el Rey Varian será protagonista. Espero que en el futuro haya alguna novela centrada en los enanos, ya en su relato corto de Leyendas me quedé con ganas de más, y después de leer su parte en Devastación: Preludio al Cataclismo sigo aún con más ganas.

    En conclusión, Devastación: Preludio al Cataclismo es una de las lecturas más recomendadas del conjunto de novelas que basadas en el universo de World of Warcraft. Contiene toneladas de historia, no es una novela que se pierda describiendo escenarios o escenas no relevantes, hay capítulos que son puro lore cuya lectura siempre te deja con ganas de leer unas páginas más.

    Ficha técnica

    Nombre: World of Warcraft. Devastación: Preludio al Cataclismo (World of Warcraft. The Shattering: Prelude To Cataclysm )

    Autor: Christie Golden

    Editor: Panini

    Páginas: 400

    ISBN: 9788498855234

    Precio: 17,95€

    Fecha de venta: Octubre de 2010

    About

    4 Responses to Reseña: Devastación: Preludio al Cataclismo

    1. Drakaris
      28 febrero, 2014 at 02:16

      Buenas, he leido parte del articulo porque me gustaria leerme el libro, pero tengo que decir, como devoralibros que soy, que es pecado (y soy ateo) y deberia ser delito, leerse la parte trasera de cualquier libro, basicamente te destripa medio libro y no mola mucho, te recomiendo que leas algo sin leer el “resumen” a ver que tal :D

      • torventryx
        1 marzo, 2014 at 02:40

        Bueeno eso de que te desvelan medio libro…, me parece que en muy pocas novelas, quizás en las del warcraft más porque ya sabemos el resultado, pero en los libros sobre otras cosas la parte de detrás no suele desvelar casi ni un cuarto de la historia, creo que es lo que deberían cambiar los escritores de libros del wow aunqe al fin y al cabo ya sabemos mayormente el final

        • Drakaris
          3 marzo, 2014 at 01:10

          Mi hermano y yo somos igual en cuanto a los libros, ambos hemos leido un viaje y más y coincidmos en una cosa, no leer nunca la parte de atrás o te enterás de muchas cosas, ejemplo:
          Fulano de tal va a vivir la aventura de su vida y enconces conocerá a fulana de tal y descubrirá el amor.
          Algo semejante he leido alguna vez, si no leo eso no sabré ke el fulano va a conocer amor o lo que sea.

    2. Vard
      4 marzo, 2014 at 16:05

      Un libro escrito por Christie Golden nunca valdrá nada. Es una estropea historias, terriblemente mala. Al nivel de lo peor de la Dragonlance o Reinos olvidados, que ya es caer bajo. Una pena la verdad, el lore de warcraft se merece algo más.
      Algunos de sus libros pagaría porque el traductor se tomara licencias y cambiara muchos de los textos y diálogos porque de verdad que son un crimen. El de Arthas mismo roza la blasfemia. Ojalá ni hubiera intentado relatar escenas de acción, porque menudo tostón te pega la tía. El duelo Uther-Arthas es para saltarse unas cuantas líneas e ir al final directamente… momentazo épico a la basura. Well played Christie.

      Mi consejo es que si lees un libro de WoW, te quedes con el concepto general y no quieras ahondar en los detalles… Los disfrutarás más.
      Y ya que estamos, que tampoco dejen escribir más a Michael A. Stackpole porque menudo bodrio hizo de la novela de Vol’jin.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *