• Un recorrido personal por Azeroth

    by  • 25 noviembre, 2013 • World of Warcraft • 2 Comments

    Hace unos días Raakel “Xenophics” Hämäläinen y Pekka “Arx” Aaltonen, dos miembros de Paragon, protagonizaron un evento especial World of Warcraft en Twitch.tv donde de la mano de Soe Gschwind-Penski, recorrieron Azertoh explicando qué recuerdos les llevaban distintas zonas del planeta.

    Inspirado en este evento he querido hacer lo mismo. Recorrer zonas de Azertoh que por un motivo u otro se han quedado grabadas en mi retina. Este es el resultado:

    Esto es la Cañada Umbría, mi primer recuerdo como jugador de World of Warcraft es en esta zona. Aquí “nació” Benzo, mi primer personaje del juego, un Pícaro Elfo de la Noche. También quedarán en mi memoria las arañas de gruta que hay en el norte, me mataron varias veces con su veneno :(

    Recuerdo que mi objetivo principal era “escapar” de Teldrassil para viajar hasta Reinos del Este donde estaban todos mis amigos. El barco hacia Menethil (más tarde cambiaron la ruta por Ventormenta) zarpaba desde Auberdine (hoy en ruinas por el despertar de Alamuerte). Un barco que se escapa en el último minuto o equivocarse de navío es algo que a pasado a todo el mundo.

    Cuando el barco llegaba a Menethil aún quedaba un paseo hacia Loch Modan, zona donde podías seguir subiendo. Malditos cocodrilos de Los Humedales, mi personaje perdió la vida varias veces en su viaje desde Menethil hasta los túneles que dan acceso a Loch Modan y Dun Morogh. Más adelante volvías a esta zona y recuerdo que era una delas buenas para subir, con muchas misiones.

    El pueblo de Thelsamar es realmente la primera imagen que tengo de World of Warcraft. Cuando lo vi por primera vez en un PC fue en el de un amigo, estaba en esta localidad subiendo peletería entre misión y misión con su Pícaro.

    Esto es la Casa de Subastas de Ventormenta. A partir de nivel 30 (más o menos) era un asiduo a la Subasta, buscaba mejorar mi equipo con alguna daga nueva, un cinturón, unas botas… compraba nuevo equipo y vendía los verdes que me salían. En esa época la economía no era muy boyante y hoy en día esto ya no se hace.

    Cerro del Cuervo, el cementerio de Villa Oscura. Nunca antes un pueblo había tenido el cementerio tan lejos. En mi memoria quedan las caminatas entre los dos sitios, malditos NPCs, ya podrían dar todas las misiones de golpe y no hacernos andar tanto!

    Esto es en Tuercespina. En esta zona hace mucho, mucho tiempo un amigo me puso una calavera encima del personaje (las de marcar) y me dijo que en un rato me atacarían. Me lo creí! No sabía ni que existían esas marcas por aquella época xD Esta también fue una zona muy buena para subir y el primer sitio donde siendo Alianza entrabas en contacto con la Horda en una zona neutral.

    Esto es Gadgetzan, la capital del Cártel Bonvapor, situada en Tanaris, uno de los mapas de obligado paso a la hora de subir. La zona de los piratas era una importante fuente de experiencia y no puedo olvidarme de la mítica mazmorra de Zul’Farrak. Además siempre recordaré el llegar hasta ahí, se tenía que superar la travesía del desierto con ascensor mortal incluido y Hordas al acecho.

    Después de Tanaris viajé por varios sitios para subir de nivel, pero si me tuviera que quedar con uno de ellos sería Garganta de Fuego. Proporcionaba un montón de misiones en un mapa pequeño y cerca de “casa” (Ventormenta o Forjaz). A pesar de que la zona en el interior de la montaña era un poco liosa, en general la zona era fácil. Además es una zona con acceso a la imponente Montaña Roca Negra para aquel entonces todo un misterio para mi.

    Este es un sitio muy especial y no es una zona en las que subí de nivel por primera vez, es la entrada a Karazhan. Esta fue mi primera banda, el sitio donde por primera vez me aventuré para derrotar un jefe. Esta entrada solía ser un pequeño campo de batalla entre Horda y Alianza que se avivaba por el hecho de que la puerta se tenía que abrir. Moroes, la Opera, Netherspike, el evento del ajedrez, Prince Malchezaar… Esta banda fue la que lo inició todo para mi.

    Y por último, el Portal Oscuro, uno de los elementos más importantes en la historia de Azeroth. Cuando llegué al nivel 50 la ansia era grande y el objetivo era alcanzar el 58 para poder ir a Terrallande, subir en un momento al 60 y flipar con el equipo de daban en las misiones.

    About

    2 Responses to Un recorrido personal por Azeroth

    1. Awyr
      26 noviembre, 2013 at 00:27

      Que gracia me ha hecho leer lo de la calavera encima de ti, porque una amiga me puso una estrella, (para no perderme de vista) y cuando llegamos a orgrimmar le dije: quitame eso que me da verguenza que me vea todo el mundo con ello xD, solo stabamos ella y yo en la party jajajaja muy guay el reportaje, la parte de que en vega fue cuando tuviste contacto con la horda, en la horda de dun modr la teniamos con los alis 80 en molino tarren, pero bueno, sobrevivimos corriendo hasta sentencia jajaja.

    2. Chikki
      24 enero, 2014 at 22:23

      Ufff ke nostalgia. Me ha gustado muchisimo pues me hizo recordar mis andanzas también. Mi primer personaje Candi una Enana, tambien sintió necesidad de ver mundo y marcho a ventormenta. Coger el tranvía ya fue toda una aventura. Al llegar y recorrer todos los rincones y por supuesto visitar el Castillo donde estaba el mismísimo rey encontré una salida a un bosque…recuerdo lo asustaba ke estaba por ke no sabia ke bichos iba a encontrarme. Luego viaje a Costa Oscura pues decían era una buena zona de leveo. Recuerdo mis primeros amigos allá por Vallefresno. Allí conocí también al ke hoy día es mi mejor amigo en WoW Balim un enano guerrero ke me acompañaba a todos sitios y ke juntos llegamos a nivel máximo entonces 80. También recordé mi primea maz ke en aquel tiempo había ke ir a ella a caballito. Era Templo Sumergido…..lo ke nos costo encontrar la entrada jeje. En fin tantas cosas ..

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *