• Diario del asedio #4 – Y al final fue bien

    by  • 26 septiembre, 2013 • Mists of Pandaria, PVE • 0 Comments

    Ayer miércoles terminó en Europa la primera semana de modos heroicos. Al nivel internacional solo Method llego a ver por los pelos a Garrosh en heroico, el resto de hermandades se quedaron en Asediador Mechanegra o Dechados de los Klaxxi. Parece que a partir de Thok el Sanguinario la cosa se complica y los últimos cuatro jefes de Asedio de Orgrimmar serán todo un reto.

    A nivel más personal, en Perception hemos terminado una semana con ascenso meteórico después de un mal inicio. Acabamos derrotando a Botín de Pandaria en la raid del lunes (que termino tan tarde que era más martes que lunes), lo que nos sitúa con un 10/14 la primera semana.

    Una vez superados los dos malos días, de viernes a martes creo que vivimos los mejores días de raideo desde que empezó Mists of Pandaria, el motivo es simple, cuando los planes salen bien todo mucho más sencillo. Pero las cosas no salen bien porque si. Detrás de todo avance hay una dedicación antes y durante el encuentro. No nos presentamos delante de un nuevo jefe y leemos el journal para saber cuales son las diferencias con su modo normal. Hay más preparación.

    Cada jugador debe (o debería) buscar vídeos de como otras personas usando su mismo personaje ya han realizado este encuentro. De esta forma ya partes con una gran ventaja, y puedes ir un paso por delante ante las situaciones que te encontrarás. Además, mirando al detalle esos vídeos también puedes saber que talentos y glifos son los mejores para ese encuentro. Solo hay un problema, en los vídeos todo es muy fácil y al final el jefe siempre muere.

    La realidad es que el jefe no siempre muere y entre el primer intento hasta el definitivo, existe un proceso donde todo lo que has visto y previsto antes del combate termina modificándose. Es un proceso natural, aunque se intente seguir una estrategia, las cosas deben cambiar porque se tienen que adaptar a cada hermandad. Lo que sirve para Paragon, Sanitas o Depraved no tiene porque servir paso a paso a Perception, aunque ir por detrás de hermandades como estas te ofrece una ventaja que ellos no tuvieron.

    Más allá de la alegría del avance, una de las cosas que más animan y divierten en este proceso es la prueba del ensayo y error. Ver como una propuesta de estrategia inicial se va modificando a la vez que funcionando, es una de los grandes alicientes de este juego. Si juegas muchas horas pero no avanzas o eliminas a jefes, te enfrentas a un gran problema.  A pesar de que varía según la perspectiva, para mi esto supone un gran riesgo.

    Por ejemplo, cuando nos plantamos delante de Malkorok alargamos bastante la raid. El objetivo era derrotarlo, pero llega un punto en el cual las horas de banda pasan factura y en el que ya no te compensa seguir intentándolo. Si finalmente terminas tarde y no consigues la muerte (como nos pasó), puede reinar un ambiente de pesimismo, pero creo que es responsabilidad de los que llevan la raid hacer huir esta sensación por una más positiva, aunque sea un poco engañarse a si mismo. Afortunadamente no existió tal pesimismo, simplemente se aplazo la muerte de Malkorok unas horas. Al día siguiente estaba muerto en 2 o 3 intentos.

    El caso de Botín de Pandaria fue parecido aunque con final distinto, ese “jefe” si pudimos completarlo esa misma noche. Eso nos dejo en el final (y creo que meritorio) 10/14 y con Thok como siguiente objetivo.

    Druida Equilibrio PoV

    About

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *