• Reseña – El Señor de los Clanes

    by  • 25 junio, 2013 • Novelas • 0 Comments

    señor clanes

    Después de El Día del Dragón, El Señor de los Clanes es el segundo libro de Warcraft que nos cuenta la historia después de la Segunda Guerra. El Señor de los Clanes tiene como objetivo contar una historia muy concreta, como Thrall llegó a ser el Jefe de Guerra de la Horda.

    Antes de leer el libro, saber que El Señor de los Clanes se editó por primera vez en España hace más de 10 años. Esta es una reedición de Panini que salió a la venta hace poco más de un año y cuenta con una traducción actualizada a World of Warcraft.  Eso también significa que cuando se escribió el libro, World of Warcraft no existía.

    Lodonegro encuentra a Thrall

    Lodonegro encuentra a Thrall

    El Señor de los Clanes nos traslada hasta después de la Segunda Guerra. En este contexto encontramos a una Alianza victoriosa y una Horda derrotada y dispersa. Los orcos capturados, son encerrados en campos de internamiento de Durnholde que dirige Aedelas Lodonegro, un veterano de la Segunda Guerra marcado por el pasado de su padre, un traidor acusado de vender secretos de Estado.

    En este contexto y después de unos acontecimientos que leeréis nada más empezar el libro, Lodonegro se encuentra, acompañado de su criado Tammis Foxton, un bebe orco cuyo única posesión es un trozo de tela con el dibujo del Clan Lobo Gélido. Nada más verlo, Aedelas Lodonegro cree que ese orco lo llevará a la gloría, a ser reconocido, alcanzar poder y quien sabe si algo más. Este pequeño orco conocido de ahora en adelante como Thrall, viajará hasta Durnholde donde será criado por humanos.

    La familia Foxton será la encargada de acoger al pequeño Thrall. Los señores Foxton tienen una hija que será reconocida por los jugadores de World of Warcraft, se trata de Taretha Foxton. Taretha ha aparecido en World of Warcraft, se puede ver en Las Cavernas del Tiempo en la mazmorra La Fuga de Durnholde, donde en un alterativo pasado, los jugadores ayudan a Thrall a huir de Durnholde.

    Al morir su hermano pequeño, Taretha vio en Thrall un nuevo hermano menor, independientemente de su raza. Quizás Taretha haya sido la primera humana que vio en un orco alguien que podía ser un amigo de un humano. Los humanos veían en los orcos a monstruos a los que había que matar o encerrar y los orcos veían en los humanos como enemigos a los que matar.

    Por lo contado en El Señor de los Clanes, la Horda debería tener un monumento de Taretha en medio de Orgrimmar. No solo le salvó la vida, si no que también fue un rayo de esperanza para el joven orco.

    Thrall vivía encerrado en una prisión situada en un sótano. Solo tenía contacto con sus carceleros, la familia Foxton y Aedelas. Para Lodonegro, Thrall era una mascota a la que entrenar, ordenó a que se lo enseñara hablar y leer para comprender los libros y las clases de estrategia militar. Un personaje conocido como Sargento se lo enseñó todo a Thrall. Sargento le procuró una buena instrucción, le enseñó a ser un guerrero, a luchar sin sucumbir a la sed de sangre y a tener compasión del enemigo.

    Thrall encerrado en Durnholde

    Thrall encerrado en Durnholde (CoT)

    Pero estas bondades en cuanto a enseñanzas eran un espejismo, Aedelas maltrataba a Thrall física y psicologicamente. Lo hacía luchar en la arena como gladiador y si perdía le daba una paliza. Además, el hecho de tenerlo encerrado provoca algo que en el actual mundo de World of Warcraft es muy sorprendente. Thrall no sabía como era él o un orco hasta que no llego a una edad adulta, cuando por casualidad, un orco que iba a ser encerrado en un campo, se le tiró encima.

    Además de su etapa como esclavo y mascota de Lodonegro, El Señor de los Clanes nos cuenta como Thrall escapó de Durnholde para conocer a los suyos y volver para liberar a los orcos aún encerrados. En este viaje, encontró a Grom Grito Infernal (padre de Garrosh) y al Clan Grito de Guerra. A pesar de las reticencias de muchos orcos por haber sido criado por humanos, Grom acogió a Thrall, le dio cobijo y le ayudo para que pudiera seguir su camino en busca de los Lobo Gélido, pues aún conservaba el trozo de tela con el dibujo del Clan Lobo Gélido.

    Cuando por fin encuentre a Drek’Thar, en aquel momento (y actualmente también) líder del Clan Lobo Gélido, conoceremos como Thrall emprende el camino del chamanismo y conoce a Canción de Nieve, el lobo compañero de Thrall. Además, en su estancia con los Lobo Gélido conocerá a un orco que marcará para siempre la vida de Thrall y el destino de la Horda.

    Nombre: World of Warcraft: El Señor de los Clanes (World Of Warcraft: Lord Of The Clans)

    Autor: Christie Golden

    Editor: Panini

    Páginas: 288

    ISBN: 9788498859102

    Precio: 12,95€

    Fecha de venta: Febrero de 2012

    About

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *