• Reseña – El Día del Dragón

    by  • 4 junio, 2013 • Novelas • 2 Comments

    Rhonin y Veressa

    Después de Mareas Tenebrosas y Más Allá del Portal Oscuro, cronológicamente es el turno de El Día del Dragón. Esta novela escrita por Richard A. Knaak y reeditada por Panini en 2011, nos traslada hasta el final de la Segunda Guerra. En este contexto, nos encontramos con una Horda dispersada por Azeroth y una Alianza a punto de repartirse el botín de la Segunda Guerra.

    Aquellos que hayan leído Mareas Tenebrosas, recordarán que el clan Faucedraco se distanció un poco de la horda de Martillo Maldito cuando este derrotó a Puño Negro. Liderados por Zuluhed, los Faucedraco encontraron (en esta novela se cuenta como) un misterioso y poderoso artefacto llamado el Alma del Demonio.

    Cualquier jugador que haya jugado en World of Warcraft durante la expansión Cataclysm, conocerá el Alma del Demonio. Este artefacto fue creado (antes de la Guerra de los Ancestros) por Neltharion (Alamuerte) para luchar contra la Legión Ardiente. El objetivo era juntar en este disco el poder los 4 aspectos (Alexstrasza, Ysera, Nozdormu, Malygos y Neltharion) pero Alamuerte, influenciado por la corrupción de los Antiguos Dioses, traicionó a sus hermanos y no cedió ni un ápice de su poder, quedando como el Aspecto más poderoso y pudiendo someter al resto de los dragones mediante el Alma del Demonio. 10.000 años más tarde, el Alma del Demonio ha sido encontrada y esta en poder de la Horda.

    Creación de la Alma del Demonio en una visión en la mente de Yogg-Saron

    Creación de la Alma del Demonio en una visión en la mente de Yogg-Saron (Ulduar)

    Tal y como se cuenta en Mareas Tenebrosas, Zuluhed encargó a Nekros Aplastacráneos (el único que sabía usar el Alma del Demonio) someter a Alexstrasza, la Reina de los Dragones y obligarla ha engendrar hijos para su uso en la guerra contra la Alianza. Pero Alexstrasza no ha sido olvidada por su amante, Korialstrasz, también conocido en su forma humana como Krasus, en esta época, miembro del Kirin Tor.

    El Día del Dragón tiene como trama principal la liberación de Alexstrasza, quien se encuentra confinada en Grim Batol por Nekros, gracias al poder del Alma del Demonio. Los protagonistas de esta aventura son varios, pero cuatro sobresalen respecto a los demás, un joven mago llamado Rhonin, una elfa conocida como Vereesa Brisaveloz, Falstad enano del clan Martillo Salvaje y como villano encontramos a Alamuerte. A día de hoy, estos cuatro personajes han tenido protagonismo en la historia de World of Warcraft.

    Rhonin llego a ser líder del Kirin Tor y tiene un papel transcendental en la novela Jaina Valiente: Mareas de Guerra, Vereesa Brisaveloz la podemos ver actualmente en la Isla del Trueno junto a Jaina y Falstad es desde Cataclysm, es el representante del clan Martillo Salvaje en Forjaz. De Alamuerte sobran las palabras, fue el principal enemigo de la anterior expansión, Cataclysm. Y por si alguien no se había enterado, Vereesa y Rhonin son pareja.

    Estos tres héroes se verán casi sin saber como, juntos y envueltos en una guerra en la que fuerzas muy superiores a ellos, se enfrentan por algo que va más allá de su comprensión y entendimiento. No solo Rhonin, Vereesa y Falstad serán peones de algo superior, también lo será Nekros, dueño del Alma del Demonio. Korialstrasz y Alamuerte mueven fichas por un mismo objetivo, aunque esperando resultados distintos.

    Mientras Rhonin y compañía se dirigen a Grim Batol para rescatar a Alexstrasza, su consorte Korialstrasz (Krasus), buscará ayuda entre sus semejantes, el resto de los Aspectos. Esta parte del libro es en mi opinión muy significativa. En ella podemos ver el estado durante esa época de los dragones. Krasus encuentra en Ysera, Nozdormu y Malygos a seres depresivos, egoístas, sin ganas de ayudar, que creen que su época ya a pasado. Todos odian a Alamuerte, pero a la vez no quieren ni si quiera intentar derrotarlo. Incluso en Kalecgos podemos ver un inicio de su futura demencia.

    Nozdormu, Alexstrasza, Kalecgos y Ysera (Cataclysm)

    Nozdormu, Alexstrasza, Kalecgos y Ysera (Cataclysm)

    Por otro lado, Krasus como humano y miembro del Kirin Tor (en El Día del Dragón podemos ver como esta facción se empieza a distanciar de la Alianza) comprobará como la Alianza no hace justicia a su nombre. Quienes pensaban que solo en la Horda había divisiones están muy equivocados. La victoria durante la Segunda Guerra le da a la Alianza es una arma de doble filo. El botín de esta guerra es ni más ni menos que el Reino de Alterac. Este pequeño territorio y sus recursos tiene que ser entregados a alguien y el traidor de Lord Aiden Perenolde juzgado.

    Thoras Aterratrolls, el Rey Terenas Menethil, el Almirante Daelin y Genn Cringris, tienen cada uno su propio plan para Alterac y muestran discrepancias a la hora de encontrar una solución con ese pequeño reino. Todo parece solucionarse cuando aparece un misterioso personaje, Daval Prestor. Este joven noble esconde algo bajo su apariencia de humano.

    Ficha técnica

    Nombre: World of Warcraft: El Día del Dragón (World Of Warcraft: Day Of The Dragon)

    Autor: Richard A. Knaak

    Editor: Panini

    Páginas: 391

    ISBN: 9788498856590

    Precio: 12,95€

    Fecha de venta: Marzo de 2011

    About

    2 Responses to Reseña – El Día del Dragón

    1. Shantak
      4 junio, 2013 at 21:13

      Interesante articulo como todas las tus resañas de las novelas del mundo de warcraft.Solo queria comentarte un fallo y es cuando hablas de los dragones aspectos el aspecto azul en esa epoca era Malygos no Kalecgos.Kalecgos termina siendo el aspecto azul despues de la muerte de Malygos.Se ven en las misiones de la legendaria de caster de tierras de fuego como Kalecgos termina siendo el nuevo aspecto azul.

      • Gaza
        4 junio, 2013 at 21:19

        Tienes toda la razón del mundo! Me lié con los contextos históricos, el actual y el de la novela.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *