• Orange is the new purple

    by  • 19 enero, 2009 • Miscelanea • 1 Comment

    Desde la implantación de Black Temple en World of Warcraft cuando se sabía que Illidan sería el último jefe y que entre su loot se encontraban las 2 espadas de Azzinoth, todos los rogues soñaban un día en poseerlas.  Illidan mato a Azzinoth, uno de los comandantes de la Bruning Legion durante la Guerra de los Ancestros, y poseio sus armas, con el tiempo se conviertio en un experto con esas armas demoníacas sacandole mas partido que su legitimo dueño.

    Illidan las renombro como Warglaives of Azzinoth y solo consiguiendo su derrota y con algo de suerte, esas podían pasar a formar parte de algún afortunado jugador.

    Tanto Illidan como sus Warglaives estaban muy lejos, pero el camino se hace al andar y este nos llevo cara a cara con Illidan. Antes de consumir su derrota, incluso antes de verlo en directo, entre los rogues (si si, los warriors también la podían usar, pero no con la misma maestría y elegancia que un rogue xD) se empezó hablar de “y si…”. Era un tema que no se podía dejar sin atar antes de que sucediese, si el loot de un boss es un tanto por ciento por item, ese tanto por ciento de que dropease una espada existía, aunque fuese el primer, segundo o décimo kill.

    Después de varias conversaciones, se decidió que la espada en caso de salir, sería loteada por aquel que tuviera mas dkp’s, en otras palabras, la lotearía yo. Tenia cientos de DKP’s, parte de la recompensa de no perderse ni una sola raid (bueno si, un día me dormí y llegue 2h tarde y un domingo me quede sin fuente de alimentación) así que tenía que ser mía.

    Con cada kill de Illidan existía la ilusión de que allí estuviera, la espada naranja, no era un item mas, no era épico, era naranja, un item legendario, pertenecía a Illidan y proporcionaba además de la mejor arma del juego, un reconocimiento al esfuerzo (que mucha otra gente también merecía) pero que esta vez me tocaba a mi. La ilusión era inmensa, si en otras guilds habían tenido la suerte de lotear mas de una espada en no muchos kills, por que yo no iba a tener la mía? Yo con una me conformaba.

    Kill a kill el loot se sucedía pero mi espada no llegaba hasta que… En uno de los peores kills de la historia, con 24 muertos y Maiev y el MT matando a Illidan por primera y última vez se escucho por el TS, ha salido la espada. Solo había un testimonio, el resto estaba muerto, no había forma de resucitar, y a ver quien releseaba y se perdía el loot, un pala releseo y llego, empezó a resucitar y se confirmo que había espada. Pero que sale la espada cuando yo no puedo verla? No me lo creía. Se empezó a resucitar a la gente y el tumulto por TS era cada vez peor, a mi no me resucitaban, por mis entrañas maldecía a cada una de las clases que podían resucitar y no lo hacían hasta que por fin, estaba vivo y mire el cadáver, si! Ahi estaba, Warglave of Azzinoth y la main hand!! Era mía, mis dkp’s estaban dispuestos a desprenderse de mi por ese precio.

    Se empezó a repartir el loot, eso eran minucias, mande a la mierda (cariñosamente) al repartidor de loot y dije que iba a lotear la espada, y así lo hice. Parece una tontería, pero coño, esa espada es algo grande tan grande que cuando agradecí a la gente no solo ese momento, si no todo el camino echo hasta ahí, me tembló hasta la voz, y era “solo” una espada.

    Como dijo el tio Ben en Spiderman, un gran poder contrae una gran responsabilidad. Lo que no dijo es que también contrae miles de chistes fáciles, miles de wispers y comentarios.

    1- Iba con una legendaria y una arma de S2 de arenas.

    2- Salieron rumores de que iba a dejar el juego.

    3- Las coñas sobre mi DPS se aumentaron.

    4- Los wispers de gente desconocida eran algo habitual preguntando por la espada.

    5- De repente un monton de rogues querían entrar en AWAKE.

    6- Mi personaje lucia como nadie 8)

    Hay que recordar que la espada me costo todos los dkp’s que había acumulado (bien es verdad que me asegure la off en caso de haber salido), y no los acumule por asegurarme la espada, se acumularon por mi asistencia, podía lotear mucho pero la asistencia que mentube (y mantengo) hacían que rápidamente los dkp’s gastados volvieran. Los dkp’s no son posiblemente el mejor sistema, pero son sin duda el menos malo.

    Solo me quedo una cuenta pendiente an la TBC, la otra espada, que pague y aún no recibi.

    About

    One Response to Orange is the new purple

    1. Pingback: Mis inicios en Arenas « De Rogue a Death Knight

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *